Ganaderos con la leche al cuello gritan ¡basta ya! por unos precios de ruina…