CEA celebra los esperanzadores datos, pero alerta sobre el efecto del incremento de los costes empresariales por la subida del precio de la energía