La recuperación económica mundial prosigue, pero continúa siendo desigual, asegura la OCDE