Se rebajan las previsiones de crecimiento para España y Andalucía, lastradas por la incertidumbre y las tensiones de los mercados