Andalucía cierra un año de transición, marcado por los avances en el ámbito normativo y por las incógnitas sobre los fondos europeos