La variante Ómicron no es siempre leve: todavía no hay ningún país fuera de peligro