Las empresas que decidan usar mascarilla podrán obligar a sus trabajadores a llevarla.